¿Sientes pesadez tras las comidas?

Con la situación actual, es posible que hayas notado que te cuesta más digerir los alimentos. Incluso que te sientan mal. Generalmente, se manifiesta como hinchazón, gases, reflujo y pesadez tras las comidas.

Ten en cuenta que esas sensaciones acostumbran a ir acompañadas de dolor, ya sea por una obstrucción o una inflamación.

¿Por qué? A causa del estrés y el cambio de hábitos que altera el funcionamiento del organismo. También acostumbra a ser secundaria a una patología como la celiaquía o al crecimiento de microorganismos entre los que destacan el Helicobacter Pylori.

pesadez digestiva causas

A su vez, se produce una disminución en la diversidad de las bacterias intestinales que todavía se desconoce si es causa o consecuencia.

A continuación, voy a hacer referencia al cambio de hábitos alimentarios que engloba tanto al hecho de comer mejor como a la transición de un tipo de dieta a otra. Por ejemplo, pasarse al vegetarianismo.

Nutrientes implicados en la pesadez digestiva

Lo primero que has de tener en cuenta es que está relacionado con el incremento en el consumo de determinados nutrientes. ¿Quieres saber cuáles son?

pesadez comidas nutrientes implicados

El principal causante de la pesadez es la fibra, aunque muchas veces tiende a pasar desapercibido. Es un compuesto vegetal no digerible que es fermentado por nuestras bacterias intestinales. Lo que está claro es que si pretendemos aumentar su consumo de golpe, el sistema digestivo va a reaccionar puesto que no está acostumbrado. Por eso, se aconseja hacerlo de manera progresiva.

Otro del que se oye hablar actualmente es la fructosa. Es el azúcar natural de la fruta, la miel y algunas hortalizas. Al tener una absorción limitada (2-3g), llega sin descomponerse al intestino produciendo este malestar típico de la pesadez junto a erupciones en la piel y mucosas, dolor de cabeza y articular e irregularidades menstruales, entre otros. Es lo que se conoce como intolerancia secundaria a la fructosa. Además, compite con el sorbitol ya que utilizan la misma proteína transportadora. Por esta razón, procura evitar incluir en la misma comida varios alimentos ricos en cualquiera de estos compuestos.

Como acabo de mencionar, el sorbitol también está implicado en este conjunto de síntomas. Forma parte del grupo de los polioles, unos alcoholes de azúcar utilizados como edulcorantes y presentes en algunas frutas y hortalizas.

En relación a los fructanos, son cadenas muy largas de fructosa presentes en el trigo, las setas, los espárragos, las alcachofas, el puerro, el ajo y la cebolla. Ojo con los guisantes que son de las legumbres con mayor contenido en éstos nutrientes. Justo éstos alimentos son prebióticos ya que aumentan la cantidad y la calidad de la microbiota. Te recuerdo que el ajo y la cebolla los puedes utilizar para saborizar los platos y retirarlos a posteriori.

A más a más, intervienen los galactanos. Se encuentran principalmente en las legumbres. ¿Quieres un consejo? Prueba con las lentejas, a poder ser rojas, y el resto peladas y trituradas. De esta manera, rompes las paredes en las que se encuentran haciéndolas más digeribles.

Por último, tenemos la lactosa. El azúcar de la leche usado también como aditivo.

Consejos prácticos

Llegados a este punto, la clave para abordar la pesadez es averiguar la causa. Según el caso, se requiere tomar algún suplementos de enzimas o probióticos. Así que acude a un profesional sanitario para que evalúe tu caso y te solicite las pruebas necesarias.

Pesadez digestiva consejos prácticos

En primer lugar, si estás pasando por una época de estrés con una carga alta de trabajo procura dedicar tiempo a algo que te guste. Incluso, si te gusta la meditación o el yoga pueden serte de gran utilidad. En caso que te supusiera un esfuerzo hacerlo solo, pide ayuda psicológica ya que te dará las herramientas adecuadas para ti.

Respecto a los hábitos, come sentada en un lugar tranquilo y sin distracciones. Es decir, sin mirar la TV, teclear en el ordenador o mirando el móvil. Procura tardar al menos 20 minutos.

Centrándonos en la alimentación, reduce o evita el consumo de alcohol, refrescos, fritos, ácidos y picantes. Incluso la ingesta de los alimentos que contengan los nutrientes implicados siempre bajo la supervisión de un Dietista-Nutricionista.

También te puede interesar...

Artículos populares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *