Comer consciente

Y tú, ¿practicas el comer consciente?

¿Recuerdas la última vez que comiste tranquilamente y sin distracciones? Es el objetivo principal de comer consciente. Actualmente y sobre todo durante la jornada laboral resulta complicado.

El acto de comer

Comer consciente

Aunque no lo parezca, empieza antes de que nos introduzcamos el alimento en la boca. En primer lugar, la activación de los sentidos del olfato y la vista y el tiempo que llevamos sin comer nada son la señal para indicar al cuerpo que vamos a comer. También interviene el horario al que estamos acostumbrados a consumir algún alimento.

Además, el estómago secreta jugos gástricos y una hormona que nos abre el apetito (grelina). Incluso el páncreas secreta insulina y el cerebro estimula la producción de neuropéptidos.

A continuación, nos sentamos a la mesa con nuestro plato. Lo cogemos con los cubiertos o las manos y a masticar. Esto hacer que la cantidad de saliva aumente y se predigieran algunos nutrientes al contener enzimas. Cuando se hayan disgregado lo suficiente, nos lo tragamos. Llega al estómago, que al detectar la presencia de comida, el ácido clorhídrico y las enzimas gástricas siguen digiriéndola.

Sigue hasta el intestino, dónde cada nutriente es absorbido y transportado hasta llegar al órgano que los almacena.

A medida que comemos, el estómago se distiende y se secretan otras hormonas digestivas (leptina, colecistoquinina, GLP-1, NPY…) para reducir el apetito y dejemos de comer. Es la saciedad. Suelen tardar 10-30 minutos en producirse, por lo que es importante dedicar como mínimo 10 minutos a comer. También varia en función del tipo de nutriente (proteína>grasa>hidratos), el método de preparación y cocción (relacionado con el aporte calórico) y el orden si tenemos 2 platos. De esta manera, comerás lo que necesitas, no más.

Al comer muy deprisa, no das margen a producir las señales que te acabo de mencionar e ingerirás más comida haciendo que te sientas lleno. Y si además tus digestiones son pesadas o tienes problemas de reflujo, te sentirás hinchado y con gases.

Comer consciente

Cuando hablo de comer consciente me refiero a a saborear cada bocado y masticarlo bien. A dedicarnos exclusivamente a comer ya sea solos o en compañía evitando el móvil, el ordenador o la TV. Ya sé que lo de las distracciones cuesta pero sería lo mejor.

Haciéndolo, conseguirás comer más lentamente y reducirás el riesgo de molestias y del desarrollo de determinadas patologías. Es un proceso mental, de darse cuenta del impacto que tiene la alimentación en nuestro día a día.

Algunos consejos para comer consciente

  • Busca un lugar tranquilo en el que comer. Evita tener el ordenador o la TV delante. Si es acompañado, mejor. Así podrás parar de comer un tiempo mientras conversas.
  • Pon el móvil en silencio y guárdatelo en el bolsillo o el bolso.
  • Deja los cubiertos en la mesa entre bocado y bocado.
  • Mastica lentamente y bien sin engullir los trozos enteros.
  • Dedica al menos 15 minutos a comer. Si tardas menos, puedes ponerte un cronómetro para calcularlo.
  • Valora previamente el nivel de hambre que tienes. Hazlo también al terminar.
  • Analiza cómo te sientes y si realmente tienes hambre de verdad (no es ansiedad ni comer por qué sí).

Lecturas recomendadas

Por último, os pongo algunos libros que pueden ayudaros en este proceso.

  • Comer atentos: Guía para redescubrir una relación sana con los alimentos. Jan Chozen Bays. Editorial Kairós. Incluye ejercicios prácticos que puedes escuchar por internet o un CD.
  • Las emociones se sientan a la mesa. Lara Lombarte y Yolanda Fleta. Editorial Comanegra. Habla de cómo influyen las emociones sobre cómo comemos y la apetencia por determinados alimentos.
  • Cuando la comida sustituye al amor. Geneen Roth. Editorial Urano Vintage.

¿Te ha resultado interesante? ¿Conoces algún otro libro? También puedes contarme tu experiencia.

Y recuerda que el trabajo conjunto del dietista y dietista-nutricionista con un psicólogo es fundamental para generar un vínculo saludable con la alimentación.

También te puede interesar...

Artículos populares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *