maldigestión e hinchazón abdominal

¿Por qué te sientan mal las comidas?

Situación actual de la sociedad

Últimamente, son muchas las personas que acuden a consulta por molestias digestivas tras las comidas que antes nos sentaba de maravilla . Refieren que es repentino y no lo asocian a ninguna causa en particular. Por eso, todos los profesionales sanitarios debemos preguntar acerca de la situación en la que vive la persona. No se trata únicamente de saber qué come, cuánto y con qué frecuencia si no que existen otros factores que nos influyen sin darnos cuenta.

Me estoy refiriendo al estrés continuo y prolongado al que estamos sometidos. Queremos ser más productivos, alcanzar nuestros objetivos, cuidar a nuestros hijos y familiares cercanos, etc. Incluyo también la preocupación por tener una estabilidad económica, una vivienda digna que nos afectan emocionalmente y mentalmente. Y aunque no lo parezca, el sistema digestivo también sufre las consecuencias.

Otro aspecto que prácticamente se olvida es el sueño. Nos cuesta más dormirnos, nos desvelamos o sentimos que no hemos descansado suficiente.

La tendencia es ir a lo rápido y comer los más denso energéticamente. Es decir, alimentos altos en azúcares y grasas trans, platos preparados y fast food. Queremos ahorrar tiempo y no nos apetece cocinar. Sin embargo, no siempre se cumple esta regla.

comidas conscientes

Consecuencias asociadas a la situación

Como es de esperar, los parámetros en sangre se alteran, especialmente, las hormonas inflamatorias, el colesterol y la glucemia.

Además, aumenta la susceptibilidad a las infecciones y resfriados por la bajada de las defensas del sistema inmune. Y pueden aparecer alergias e intolerancias.

También notamos un aumento en el volumen del abdomen a lo largo del día. Puede aparecer reflujo, dolor de barriga, gases y pesadez. Se produce por una disminución en la secreción de ácido y enzimas que facilitan la digestión de la comida.

Y por último, nuestra energía disminuye y nos sentimos cansados.

Todo este cuadro de síntomas se produce por las sustancias secretadas ante el estrés. Son el cortisol, la proteína C reactiva (PCR) y las citocinas. Esto implica que el organismo tenga que trabajar el doble para funcionar.

Causas por las que te sientan mal las comidas

El principal motivo es la alteración de la microbiota intestinal:

  • Por un lado, disminuye la diversidad de las bacteria tanto en número como calidad. Aumentan las malas en detrimento de las sanas.
  • Por otro lado, las bacterias del colon, que es donde se encuentra la mayoría, migran hasta el intestino delgado. Es lo que se conoce como sobrecrecimiento bacteriano. Se diagnostica mediante el test del hidrógeno y metano aspirado con lactulosa.

Como consecuencia, determinados nutrientes (hidratos de carbono de absorción rápida) llegan al intestino grueso intactos, por lo que son fermentados por las bacterias. Y aunque comamos alimentos ricos en fibra, no es suficiente para producir ácidos grasos de cadena corta beneficiosos para nuestra salud. En cambio, se generan sustancias putrefactivas relacionadas con la aparición de diabetes y obesidad entre otras patologías.

Por este motivo, se recomienda evitar determinados alimentos relacionados con esta situación. Son aquellos con un alto contenido de fructanos, galactanos, lactosa, fructosa, sorbitol y gluten.

Algunos ya los expliqué en post anteriores, por lo que os los enlazo. El resto os los comento a continuación.

Los fructanos son cadenas muy largas de fructosa. Esto dificulta su absorción ya que se tienen que romper los enlaces mediante enzimas. Pero resulta que la fructosa posee una capacidad de absorción limitada por lo que hay que evitarlos tomarlos en grandes cantidades. Se encuentra en el ajo, la cebolla, el puerro, los espárragos, las alcachofas, el hinojo, la coliflor, la col, las coles de Bruselas, la col lombarda, el brócoli, el trigo y el centeno.

Y los galactanos también son una cadena de galactosas. Se encuentran en las legumbres.

¿Qué podemos hacer para que no te sienten mal las comidas?

meditación para reducir estrés ante el malestar por las comidas
  • Organízate. Anota en tu agenda todas las tareas pendientes, citas con el médico, reuniones, viajes, celebraciones, etc. Puedes poner un color diferente a cada una según sea del trabajo, ocio o consultas. Utiliza el google calendar o otra app para que te envíe un aviso.
  • Dedícate al menos 10-15 minutos para ti diariamente. Lee, escucha tu música favorita, date un baño relajante, enciende una vela aromática, haz crucigramas, etc.
  • Practica yoga o meditación. Céntrate en la respiración e intenta poner la mente en blanco.
  • Haz ejercicio. Sal a dar un paseo, ves al gimnasio, baila, corre, etc.
  • Silencia tu móvil mientras trabajas o te relajas y desactiva las notificaciones de las redes sociales.
  • Tómate tu tiempo durante la comidas. Procura comer despacio y masticando bien cada bocado.
  • Evita los alimentos que te producen síntomas durante 3 semanas como mínimo. Acude a un dietista-nutricionista para que te ayude a planificar las comidas.
  • Consume un probiótico específico prescrito por el profesional sanitario dado que hay muchas cepas y no todas sirven para lo mismo y varía la cantidad.
  • 30 minutos-1 hora antes de dormir, pon el móvil en modo avión, en silencio o apágalo. Justo antes, evita ver la TV, lee o haz un ejercicio de relajación. Si fuera necesario, puedes tomar melatonina bajo supervisión médica.
  • Pide ayuda a un profesional sanitario (digestivo, dietista o dietista-nutricionisa) para que te asesore.

También te puede interesar...

Artículos populares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *