Bizcocho de cacao y avellanas

Cumpleaños feliz, cumpleaños feliz… esto hay celebrarlo y por eso la costumbre de los bizcochos y las tartas por qué se trata de una ocasión especial. Bien, pero lo que venden o acostumbramos a hacer en casa suele estar bien cargadito de azúcar, grasas y harinas, la mayor parte refinadas. Y por tanto, calorías por un tubo.

Luego están los que usan edulcorantes o siropes de esos integrales o de cualquier otro vegetal como el arroz o el coco. Lo siento mucho pero eso no sano. El azúcar sigue presente y no me sirve eso que dicen las celebrities o l@s que se ganan la vida de blogueras o de instagramers. Más que nada que no tienen ni la más mínima idea de nutrición. Lo peor de todo es que tengan miles de seguidores que les hagan caso cuando en realidad la información que dan no es del todo fiable. Y más si le sumas que muchas veces las marcas les pagan por hacer recetas con sus productos.

¿Y si os dijera que se puede hacer una versión más saludable? Sin harinas ni azúcar ni sustitutos con lo que solemos tener en casa. ¿Y qué usamos para darle el toque dulce? Ponerles fruta madura, cocida o deshidratada.

¿Qué necesitas?

1 plátano mediano maduro

1 huevo

2 cucharadas soperas de copos de avena integral

20g de avellanas molidas

2 cucharaditas de café de canela en polvo

2 cucharaditas de café de cacao en polvo y sin azúcares añadidos

Elaboración

Primero de todo, pela el plátano y cháfalo con la ayuda de un tenedor. A continuación, vierte el huevo y lo bates bien.

El siguiente paso es triturar las avellanas y añadirlas a la mezcla junto a la canela y el cacao. Todo seguido, lo integras y una vez listo agregas los copos de avena. Lo remueves bien.

Por último, lo viertes en un molde y lo calientas al microondas a máxima potencia durante 2’5 minutos. Déjalo enfriar y a comer.

¿Posee alguna ventaja nutricional?

Sí, pero cuanto a calidad. Es decir, los azúcares son los naturalmente presentes en la fruta. ¿Pero es plátano? ¡Voy a engordar! Pues no, puedes comerlo sin problema, independientemente que hagas “dieta” (en el mal sentido de la palabra).

Tenemos la avena que es integral y por tanto te va a aportar fibra junto a las avellanas. Oye, que te has olvidado el aceite. Para nada, las grasas saludables de los frutos secos lo sustituyen a no ser que seas alérgico.

Y para dar sabor, la canela y el cacao (no azúcar con otros ingredientes). Y por si no lo sabías, es rico en polifenoles que son unas sustancias con poder antioxidante. ¡Qué bien, entonces podré comer lo quiera! La respuesta es no. No sirve de nada compensar un croissant con este postre por qué los riesgos superan a los beneficios.

También te puede interesar...

Artículos populares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *