terraceo saludable

¿Te apetece tomar algo? Nos vamos de terracita

Demasiado tiempo libre tenemos en verano que salimos con los amigos al bar. Que si un heladitos, un refresco, unas tapitas, que si vamos a hacer el aperitivo… Son excesos que al final pasan factura a nuestra salud.

El pasado 31 de mayo, el programa Más Vale Tarde (MVT) emitió una sección en la que hablaban sobre el terraceo, es decir, qué opciones solemos elegir y cuáles eran las más sanas. Intervino el colaborador Luis Alberto Zamora.

En mi opinión, se insistió demasiado en las calorías cuando en realidad se trata de elegir bien y apostar por la calidad. Se analizaron distintos grupos de alimentos como las tapas, los frutos secos y las bebidas. Podéis verlo aquí:

 

¿Qué pido de comer?

Empecemos por los frutos secos. Por norma, nos los traen fritos y con sal. Y este es el problema. No importa cuántas calorías nos aporte un puñado de almendras sino la manipulación posterior que ha sufrido. No es lo mismo que sean crudas o tostadas al horno sin más o con añadidos. No se trata de comer menos o restringirlos si nos queremos cuidar. Si los freímos, necesitamos grandes cantidades de aceite que luego absorben, por lo que es lógico que tengan más calorías. Y por tanto, sean más perjudiciales para la salud. Y si además les añadimos sal, todavía comeremos más cantidad, sobre todo si estamos distraídos viendo la televisión. Además, favorecemos un aumento del riesgo cardiovascular y de la retención de líquidos. Así que pueden consumirse los frutos secos SIEMPRE y cuando sean naturales, tostados o lleven hierbas o especias aromáticas. La última manera quizás te resulte curiosa pero puedes hacerlo en casa. Compra el fruto seco que más te guste y dóralos en sartén o al horno con orégano, curry o romero. Ofréceselo a tus invitados o bien llévatelos en el bolso para picotear cuando te apetezcan.

Seguimos por el resto de tapas. Tenemos los fritos (patatas de bolsa, patatas bravas, chipirones, etc) y los embutidos (fuet, chorizo y jamón) de los que no conviene abusar. Así que cuánto más los evitemos, mejor. Una opción más saludable son las ensaladillas pero suelen estar cargaditas de salsas. ¿Y entonces qué pido? Cualquier encurtido o conservas como unas aceitunas, unos pepinillos, unos berberechos, pulpo, mejillones.

¿Qué puedo beber?

Y por último, las bebidas. ¿Con o sin alcohol? La segunda opción por goleada, por más que salgan estudios diciendo que la cerveza o el vino tinto son saludables. Adentrándonos aún más, la preferible siempre va a ser el agua o un té frío (como leéis, no ese refresco azucarado comercial y que hay en todos los bares). Los refrescos, por muy lights o ceros que sean, llevan la mitad del azúcar máximo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para un adulto. Por lo que en niños sería superar dicha dosis ya que su ingesta es menor en la gran mayoría de los casos. O contienen edulcorantes que no son para nada inocuos. ¿Queréis saber por qué? Os lo explico a continuación:

En primer lugar, aunque el poder calórico y dulce sea menor comparado con el azúcar, el efecto que se produce al consumirlo es igual que con el azúcar. Me refiero a que se estimula la producción de insulina, lo que tras un consumo habitual y un periodo largo de tiempo, produce una resistencia dando lugar a la aparición posterior de diabetes tipo 2.

En segundo lugar, tendemos a consumir una mayor cantidad, sobre todo si te encanta el sabor dulce. Es decir, no puedes tomar el café solo por ejemplo. Así que terminas comiendo más calorías de las que necesitas desplazando la ingesta de alimentos saludables como las frutas, entre otros.

Y por último, reducen la diversidad microbiana del intestino. Esto implica que el predominio de ciertas bacterias se relaciona con el desarrollo de enfermedades metabólicas y si no voy mal encaminada podría ser una de las causas de la alta prevalencia de alergias e intolerancias de la actualidad. Esto último es una intuición y habrá que investigarlo más.

Y si os apetece miraros algún estudio, pasaros por estos 2 artículos (1,2) que escribió Juan Revenga para Patia diabetes.

picoteo saludable

Ideas varias para todos los gustos

Y para terminar, os pongo un listado de ideas (algunas las podéis hacer en casa con invitados):

  • Berberechos de lata con limón.
  • Banderillas.
  • Aceitunas.
  • Tacos de queso curado o semi.
  • Tortilla de patata.
  • Pulpo a la gallega.
  • Mejillones al vapor.
  • Gambas o calamares a la plancha.
  • Tostadas integrales (Lo ha de poner en el listado de ingredientes y que no sea mezlca) con patés vegetales (sobrasada vegana, zanahoria y pipas de calabaza…) o queso de untar (lleva fermentos lácteos).
  • Crudités con hummus o baba ganoush.
  • Brochetas de queso fresco y tomatitos.
  • Espárragos con romesco (salsa de pimientos y almendras).
  • Rodajas de pepino con crema de queso
  • Coctel variado de frutos secos al natural (almendras, cacahuetes, nueces, avellanas y pasas).
  • Garbanzos tostados y especiados.

También te puede interesar...

Artículos populares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *