sobrasada vegana de tomates secos y anacardos

Sobrasada (sí, pero vegana y sana)

Hablando de patés y untables

Hubo un tiempo en el que todos los patés (incluyo aquí la sobrasada) eran de origen animal, al menos que yo recuerde. Todos hechos con grasa de cerdo, féculas de patata e hígado con sal. Resulta que muy sanos, no es que sean. ¿El porqué? Es un producto altamente procesado y lleva grandes cantidades de grasas saturadas y me imagino que aceite de palma. Y por tanto, su consumo debe ser muy ocasional por no decir nulo.

Si me remonto a mi infancia, me acuerdo haber ido a Mallorca y comprar sobrasada ya que es típica de esa maravillosa isla. Me gustaba untarla en el pan y ponerle queso por encima para fundirlo en el horno e incluso me comía los biquinis (sándwich caliente. Vamos lo que en Madrid conocéis como sándwich mixto pero con sobrasada en lugar de jamón). ¡Qué tiempos aquellos!

A medida que han pasado los años y por supuesto haber estudiado nutrición, ésta afición por los patés se ha ido desvaneciendo. El motivo principal han sido cuestiones de salud. Y secundariamente, por el descubrimiento que he hecho sobre los patés vegetales (que me vuelven loca). ¿Las culpables? Virgínia García y Lucía Martínez por su libro Cocina vegana. También Delantal de alces y Danza de fogones. Y también podéis mirar por Instagram (perfiles de dietistas y nutricionistas), Alimentarte o Nortesalud, así como cualquier blog en el que haya recetas vegetarianas y veganas.

¿Y si los compro ya hechos (los que son vegetales, digo)?

Parece que muy sanotes tampoco son. La lista de ingredientes es interminable y la grasa de palma y el azúcar no creo que falten. Más que nada que son  de origen vegetal. Por no decir las inmensas cantidades de sal que deben llevar.

Así que os animo a que probéis de hacerlos en casa. ¿Y cómo se hacen? Muy fácil. Elige los alimentos que más te gusten, añádele especias o hierbas aromáticas y tritúralos. A continuación, quiero darte unos consejos:

  • Ten claro cuál va a ser la base. Tienes 2 opciones: legumbres cocidas u hortalizas asadas (pimiento, berenjena, zanahoria, cebolla).
  • Si te apetece complementarlos, prueba a añadirle un puñado de frutos secos crudos remojados o tostados. Te resultarán más agradables al paladar y aumentarás el contenido de fibra, minerales y grasas insaturadas (buenas para el colesterol).
  • Dale sabor con aceite, sal, salsa de soja o vinagre además de con especias y hierbas aromáticas como orégano, tomillo, romero, hierbabuena, curry, eneldo, cebolleta, pimentón, etc.
  • Y por último,  decorálos con unas semillas de sésamo, de chía, de lino, de calabaza o girasol.
  • Si usas hortalizas como la zanahoria o el pepino (que pueden usarse crudos), lávalos bien y córtalos en trozos medianos.

Ahí va la receta

sobrasada vegana

Ingredientes

  • 60g de tomates secos
  • 20g de anacardos crudos
  • 20ml de aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Un cuarto de una cucharadita de café de pimentón dulce

Pasos a seguir

Antes que nada quisiera decirte que puedes hidratar los tomates en agua o comprarlos en aceite. Tú decides.

Lo primero que tienes que hacer es triturar los anacardos con la mitad del aceite y los tomates. Si ves que al robot le cuesta desmenuzar bien los frutos secos, añade el resto del aceite. Por último, agrega el pimentón y una pizca de sal y continúa triturándolo hasta que esté bien integrado.

Ahora sólo falta que te cojas un par de tostadas o de rebanadas de pan integral (ni de molde, ni multicereales ni semillas y menos aún con salvado), lo untas. Y empieza a disfrutar.

Alérgenos: anacardos.

Y para terminar, unas recomendaciones

  • Siempre es bueno ampliar la frecuencia de consumo de los alimentos vegetales. No importa si eres omnívoro, vegetariano o vegano. Son beneficiosos para combatir las enfermedades propias del siglo XXI y mantener el buen funcionamiento de nuestro cuerpo.
  • Los patés vegetales es la mejor forma de fomentar unos hábitos alimentarios saludables entre los más pequeños. ¿Y por qué no rellenarles el bocadillo con uno?
  • Otra ventaja es que es una explosión de sabor y aromas increíbles ideal para picotear o untar. Ofrécelos en las celebraciones familiares, con amigos, los cumpleaños o si te vas de picnic o a la playa.
  • Además, la textura blanda permite que hasta los más mayores, con problemas de masticación puedan tomarlos y tragarlos (en este caso procurad que sea una masa espesa y que no haya líquidos por reposo. Si no, coladlo o no uséis ningún líquido).
  • Y se pueden tomar con cualquier patología, salvo en la alergia a frutos secos o a alguna legumbre como la soja. Pensad que no tienen colesterol ni azúcares.

También te puede interesar...

Artículos populares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *