mitos de los alimentos

Mitos de los alimentos: el día a día de una nutricionista

báscula con alimentos
El día a día de los dietistas y nutricionistas, sobre todo los que nos dedicamos a ver pacientes es educar nutricionalmente, igual que los que realizan charlas. Explicamos en qué consiste comer bien, resolvemos las dudas que tenga la persona y les entregamos un menú con recomendaciones. Bien, resulta que hay preguntas acerca de determinados alimentos que aparecen SIEMPRE. Y este es el tema del cual quiero hablaros.

El concepto «Dieta»

Primero de todo, hay una idea preconcebida que es que vamos a darles una dieta estricta a base de verduras (crudas o cocidas) y carne o pescado a la plancha junto a un listado repleto de alimentos prohibidos. Esos como los hidratos, los frutos secos, el consumo limitado de huevo, el plátano y los lácteos enteros Vamos a ir explicando las verdades uno por uno pero antes me gustaría reflexionar sobre los motivos por los cuales la comida es la responsable del aumento de peso.

Las enfermedades suelen aparecer tras varios años de tener un patrón de vida insano. Esto quiere decir que se produce por causas multifactoriales.

Se ha hablado mucho de la importancia de la genética cuando en realidad tan sólo es responsable de un 2-3%. Y aquí me gustaría destacar una frase de José María Ordovás en que la compara con una pistola cargada, cosa que si no aprietas el gatillo no se producirá efecto alguno. Por lo tanto, el control de otros factores será el determinante para que se manifiesten unos genes concretos.

El resto son los hábitos de vida como la alimentación, el tabaco, la actividad física, el estrés, el ambiente etc. Vamos que todo suma. Entonces, ¿por qué suele culparse únicamente a la dieta? Intuyo que es algo que controlamos mediante decisiones personales. Pero no es del todo cierto si no que la gran oferta de alimentos de la que disponemos junto a las campañas de márqueting de la industria también nos influyen. Además, investigaciones nada recientes se quedaron grabadas en la mente por el revuelo que debió generarse en los medios al salir a la luz. Y precisamente no debieron ser favorables, repercutiendo en los hábitos de consumo de la población. Y más si no disponen de los conocimientos suficientes. Por eso, quiero desmentirlos y explicarlo detalladamente.

¿Se pueden comer hidratos?

Los principales protagonistas son los hidratos de carbono. Que si para adelgazar no son buenos, está prohibido consumirlos por la noche y olvídate si eres diabético por qué alterarán los niveles de azúcar en sangre. Se clasifican por su grado de absorción: rápidos y lentos.

Por un lado, los primeros podemos encontrarlos en el azúcar que añadimos al café e  infusiones, los pasteles, los caramelos, la mermelada, la bollería, los zumos, las golosinas y los chicles. También podríamos incluir la fruta, aunque al contener fibra el aumento de la glucemia se ralentiza. Por tanto, es mejor comerla entera y sin importar si eres diabético. Lo remarco ya que ciertos sanitarios abogan por retirar las uvas, las ciruelas y alguna más. El único caso en que debes evitarla es si padeces una intolerancia a la fructosa, que puede ser genética o malabsortiva.

Por otro lado, tenemos los que hay en el pan, el arroz, la pasta, la patata, la quinoa, el trigo sarraceno, etc. Al comprarlos, podemos elegir entre 2 versiones: refinados e integrales. ¿Cuál dirías que es más sano? Obviamente, los integrales por la fibra pero que no te engañen ni te confundas con las estratagemas marquetinianas en las que añaden salvado y listo. Si queréis más información, escuchad a Aitor Sánchez en Tips.

¡Pero si los frutos secos son una bomba calórica!

Otra frase típica que solemos escuchar que los frutos secos son muy calóricos y si quieres adelgazar, los tienes que evitar. ¿Estáis seguros que es así? Las últimas investigaciones indican que no tienen efecto en la ganancia de peso y que además, son claves para reducir el colesterol. Así que no tienes por qué temerlos pero es aconsejable que optes por los naturales o tostados y sin sal añadida.

¿Qué me decís del huevo?

Es que tiene colesterol y sólo está permitido comerlo máximo 1 o 2 veces por semana. Se te ocurre tomarte una tortilla solo de claras por qué sabes que el colesterol se encuentra en la yema. Y claro, la analítica me sale alterada. Aquí es cuando os preguntamos por la ingesta diaria y resulta que meriendas un par de madalenas o 1 croissant o que les has llevado a tus hijos unas galletas de chocolate y te has comido las que han sobrado. O que por la mañana, vas al bar y te pides un bocadillo de fuet o chorizo. Súmale no haces ejercicio por pereza o que te cansas.

Y resulta que es el huevo el que sube el colesterol. Claro que sí!!! La verdad que no influye para nada. La clara contiene lecitina para que el colesterol no se absorba totalmente. Lo que se ha visto también es que los culpables que el riesgo cardiovascular sea mayor son las grasas trans y saturadas de mala calidad que hay en embutidos y bollería. Y para profundizar todavía más echaros unas risas con este artículo de Mi dieta cojea.

¿Y qué pasa con la fruta?

Luego está el plátano como fruta perversa que lleva mucho azúcar y si lo comes, se te acumula en las cartucheras y en la barriga. Pues no, es una fruta muy sana. Y si es por la energía que aportan, tan sólo pesa 100g por lo que aporta aproximadamente lo mismo que una manzana y eso que el tamaño es mayor.

Hablando de lácteos…

Por último, los que se llevan la palma son la leche entera y el yogur natural de toda la vida. Y ahí es donde la industria ha influido notablemente. Ha decidido que el color de los bricks sea rosa y que el anuncio lo protagonicen mujeres ya que parece ser que somos las únicas a las que nos preocupa la salud. Os equivocáis, hay hombres que les gusta cuidarse y en consulta se ve.

Si hablamos de la leche, es más saciante y contiene más vitaminas A, D y E si es entera. El resto de ingredientes prácticamente es igual respecto a la desnatada como podéis leer en Vitónica. Y si nos paramos a mirar los yogures, los desnatados son más perjudiciales ya que acostumbran a sustituir las grasas por azúcar convirtiéndolos en postres lácteos. Así que comprobad que contienen aproximadamente 4,5-4,6g de azúcar por 100g de producto ya que proviene de la lactosa. Si lo supera es que se trata de un postre lácteo y por tanto, no es saludable.

En conclusión, los dietistas y nutricionistas estamos para ayudaros a tomar mejores decisiones. Además queremos enseñaros a comer bien que es  priorizar los productos frescos y de temporada. 

También te puede interesar...

Artículos populares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *