consumismo masivo navideño

Consumismo masivo en navidad

bombones

Durante los últimos años, los productos alimentarios típicos de Navidad pueden comprarse a partir de octubre y noviembre. Si, este 2016 me he fijado que durante la castañada (31 de octubre al 1 de noviembre), época en la cual en Catalunya es típico comer panellets, ya se observaban  tenderetes de bombones, polvorones y turrones en los supermercados. Para quién no lo sepa, son dulces elaborados a base de mazapán caracterizados por su alto contenido en azúcar. Así que el consumo recomendado es ocasional. Además, son altamente alergénicos ya que llevan huevo y frutos secos. Aunque esta no es la temática principal de este artículo, por lo que vamos a empezar.

Vencer el consumismo

La navidad es un periodo de tiempo en el que nos reunimos con nuestros seres queridos. Dado el impacto gastronómico que hay en España, se ha convertido en un momento en que gastar dinero ya sea para preparar platos diversos o regalar juguetes u objetos de utilidad para toda la familia. Vamos que el consumismo y sentarse en torno a la mesa han pasado a un primer plano. Los restaurantes están repletos de grupos de trabajo, familias y amigos, digamos que recaudan euros a tutiplén. Y si somos de los que nos toca preparar la comida o la cena, da igual las cantidades, cuanto más haya mejor, no vaya a ser que no tengamos suficiente y los invitados pasen hambre. En fin, es como si la crisis desapareciera. No acabo de entender lo de gastar sin más. Yo soy partidaria del “¿Lo necesitas o es imprescindible que lo tengas ya? No, pues olvídalo y ya lo comprarás más adelante. Si eres de los que les cuesta controlarse a la mínima vas a la tienda a por un nuevo modelo de ropa o tecnología, te interesa leer Consumo Inteligente de Juanjo Cáceres en el que te dará unos consejos y te explicará lo que hay detrás de los precios y ofertas.

La hiperpalatabilidad de los productos

De todas maneras, la cuestión es hablar de comida hiperpalatable. Nos bombardean con todo tipo de anuncios en los que el márqueting es responsable de potenciar los valores típicos de estas fechas como el amor, el reencuentro, compartir y muchos más utilizando la psicología. Tan solo para conseguir ventas. Los más destacables son las marcas de dulces. ¿Qué estrategias utilizan?  Crear packs. Es lo que me ha llamado bastante la atención.

Por un lado, 3-4 turrones de sabores diferentes e incluso sofisticados que han sido creados chefs famosos. Los hay de tarta de queso, manzana al horno, crema catalana, entre otros en los que el objetivo es que nos recuerden el gusto de ese producto. La verdad que algún trozo ha caído en mis manos pero los encuentro demasiado empalagosos. Pero hay paladares para todo.

Por otro lado, los mantecados y bolitas de coco vienen en cajas surtidas (de almendra, de canela, chocolate, limón o roscos de vino) y luego están los bombones. Marcas las que quieras, todos a base de chocolate y algún fruto seco. Diseñan cajas con lacitos o con forma redonda y si no puedes cogerlos a granel. En este último caso, puedes dejarte los ahorros o una parte del sueldo. La única ventaja es que puedes elegir los que más te gusten. Y para rematar, los colocan todos juntos en cestas para que los empresarios se los regalen a los empleados. Y todo esto dispuesto en pasillos interminables. ¿Sabéis lo que se consigue de esta manera? Fomentar el desarrollo de obesidad y diabetes. La báscula se resiente y aumentamos de peso. Por eso en enero las consultas sanitarias están llenas, aumenta exponencialmente la venta de revistas y los libros acerca de dietas milagro.

Reflexiones acerca del consumismo alimentario

Para terminar, quisiera hacer una reflexión. Los medios no paran de decir que últimamente la población está preocupada por la salud y cómo afecta a la dieta. Entonces, ¿qué está sucediendo? Las etiquetas y la promoción de alimentos y procesados son engañosas. El azúcar y grasas trans se encuentran bajo nombre distintos, las alegaciones de salud no son fiables al 100%, los alimentos funcionales o enriquecidos no son tan sanos como aparentan ya que por mucho que añadas un ingrediente beneficioso a un producto insano no lo convierte en saludable, frecuentemente se hacen descuentos o 2×1, obsequian a los niños con monigotes de sus dibujos favoritos, etc. Y es que las campañas de salud pública no terminan de obtener resultados significativos. Así que por qué no actuamos individualmente. Debemos evitar que nos afecte y preocuparnos más por comer saludable, ir a comprar alimentos frescos y de temporada y cuanto menos procesados mejor. Esa es la clave, tal como decía Laura Saavedra en twitter y otros compañeros, la mayor parte de los cuales están vinculados a Dietética sin patrocinadores.

 

También te puede interesar...

Artículos populares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *