superalimentos

Nueva entrega: Ahora con Superalimentos

Lunes 28, sobre las 22:40 empieza la emisión del programa, presentado por Alberto Chicote. Os recuerdo que ya se hizo uno sobre mitos. Por si os interesase, os dejo mi opinión de lo que fue aquí.

crema con chia

Pero vamos con los superalimentos, ya que últimamente parece que se ha puesto de moda.

Llegados a este punto, se habló mayoritariamente de alimentos y no de productos. Para mí, un punto a favor. ¿Y qué alimentos escogieron? El aceite de oliva virgen extra, el pescado azul, la pasta, el brócoli, la naranja, el cacao, las pasas, las legumbres, el café y el tomate. Perfecto, todos saludables. Aun así, hubo aspectos que no se trataron ni dijeron bien. ¿Queréis saber el porqué? Vamos a ir desgranándolos individualmente.

Los supuestos «superalimentos»

Primeramente, analizaron el aceite. Menos mal que se les ocurrió hablar del estudio Predimed, publicado en 2013. El objetivo principal de la investigación era demostrar si la dieta mediterránea disminuía el riesgo cardiovascular. Eran 3 grupos (1 control, 1 que tomaban 30g de frutos secos y otro que incluía 1 litro/semana de aceite). Y así fue como los 2 grupos, a excepción de los controles, que mejoraron su salud. Por lo que aprovechando los resultados obtenidos, quisieron recrearlo a pequeña escala. Se vio que habían reducido peso y el perímetro de la cintura. Y se equivocaron porque no tuvieron en cuenta a ningún referente con quién comparar. Además, no solo influía el aceite, también el tipo de alimentación y el ejercicio. Todos los Dietistas/Nutricionistas coincidimos y científicos también. Sí que es beneficioso por los ácidos grasos, de eso no hay duda. ¿Y lo de las fracturas? No sé yo.

El segundo fue el pescado azul y su efecto antiestrés. Sometieron a un grupo de taxistas, que acostumbran a trabajar bajo presión. Tampoco es el mejor ejemplo para extrapolarlo a personas que realizan ejercicio regularmente. Estuvieron 8 semanas consumiendo pescado durante 4 días por semana. Varios ensayos clínicos indican que la ingesta de omega 3 es inversamente proporcional a los niveles de cortisol, conocida como hormona del estrés. Tengo que decir que me sorprendió que esa fuera la explicación ya que este alimento también contiene triptófano que favorece la secreción de serotonina, que se caracteriza por su efecto relajante. Supongo que es cierto por la suma de estos 2 nutrientes. Aun así, es un alimento muy saludable a la hora de reducir el colesterol en sangre.

El siguiente fue la pasta. ¿Sabíais que aumenta el rendimiento en deportistas? Claro, por el alto contenido en hidratos de carbono complejos a partir de los cuales se genera el combustible del organismo que nos da energía. Los beneficios son claros. Lo único que conviene puntualizar es que existen otras fuentes de hidratos como el arroz, el pan, el mijo, la quinoa, el trigo sarraceno, la patata, etc.

Luego le tocó al brócoli y su protección de la vista. Estupendo, todos a comerlo. Lo bueno, que les explicaron distintas formas cómo se podía consumir. Lo mismo ocurre con una gran variedad de hortalizas y verduras.

Y ahora es el turno de la naranja y el rejuvenecimiento. Aquí Chicote dijo: “Tiene antioxidantes y además, vitamina C” y lo dijo mal. La vitamina C es un antioxidante. Y como no, la comparación entre la fruta entera y el zumo que no faltase!!! Querían saber el grado de absorción de los 2 formatos. El ganador fue la pieza. Entonces perfecto. Pero hubo algo que no me gustó de la recomendación final de 1 fruta entera o 2 exprimidas. Muchos compañeros estarán de acuerdo con que nos pasamos bastante tiempo explicando que no es lo mismo. El motivo es la cantidad de fibra que ralentiza la absorción de los azúcares, por lo que la mejor opción es comerla tal cómo la compramos. Y no importa que el jugo sea natural, sucede de igual manera. ¿Y si hablamos de los comerciales? Contendrán más azúcar porque se lo añaden.

Seguimos con el cacao, que no chocolate. Dijeron que mejoraba la agilidad mental y reforzaba los dientes. Lo segundo, no lo tengo tan claro. Habrá que investigar más. No se les ocurrió mejor forma que examinar a unos estudiantes. Compararon el chocolate negro 100% cacao (el máximo que he visto en el super es el 99, también lo hay en polvo) y el chocolate blanco (que no lo es porque solo lleva manteca). No veo mal que se consuma cacao o chocolate con un alto porcentaje de cacao (mínimo del 75-80%) con moderación o esporádicamente. Principalmente, por el azúcar que pueda llevar por un menor contenido de cacao. Me he planteado que como alternativa, podrían haber comparado el cacao en polvo vs la harina de algarroba ya que ambos poseen el mismo color y el último no contiene teobromina, por lo que no estimula el cerebro.

Vamos por el séptimo, las pasas y la recuperación post-ejercicio. Lo mismo que con la pasta pero con hidratos de absorción rápida. Dicho esto, también están en el resto de frutos secos y desecados y la fruta. Y el apunte final en boca del cocinero fue: “funcionan como una bebida isotónica natural”. Va a ser que no. Seguro que no deben saber los criterios que la caracterizan. Si os interesa, os recomiendo que visitéis el blog de Nutrisfera. Es importante tener en cuenta que también contienen ácidos grasos poliinsaturados.

Continuamos por las legumbres. Muy saludables, con un alto contenido en fibra, con proteínas e hidratos de carbono. Observaron que una mejora del colesterol. Por eso, basta ya de demonizarlas en dietas de adelgazamiento porque poseen otros efectos positivos en la salud. La recomendación es tomarlas 3 veces por semana.

El penúltimo era el café y su lucha contra la fatiga. Contiene cafeína y ya sabemos que aumenta nuestro estado de alerta y en consecuencia, disminuye el cansancio. Los estudios lo indican y en deportistas todavía más. Sabiendo que el pico máximo tiene lugar a los 30 min, hay que tomarlo previamente.

Y por último, el tomate. El rojo que le identifica es debido a los licopenos que son antioxidantes y pueden protegernos del sol. Pero, ¿por qué usar pasta de tomate? Creo que es mejor el alimento entero.

Reflexión final

Y hasta aquí lo que ocurrió pero conviene hacer una breve reflexión final. Primero, los alimentos no tienen poderes mágicos. Segundo, no es conveniente sacar conclusiones a rajatabla. Es el conjunto de lo que comemos lo que determina el estado de salud acompañado de ejercicio, ocio y un descanso reparador. Por más que nos empeñemos en ingerir un alimento concreto, no nos va a proteger si nos comemos un donut a diario por que las consecuencias que se derivan son peores. Además, tal como he comentado a lo largo de este artículo, podemos encontrar los nutrientes en todo tipo de alimentos saludables. Y puede que en algunos casos hayan acertado pero como suele suceder siempre hay algún error o concepto que aclarar.   

También te puede interesar...

Artículos populares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *