propósitos de año nuevo relacionados con la dieta

Propósitos de año nuevo

Se han terminado las fiestas navideñas y como cada 31 de diciembre, nos proponemos una serie de objetivos para el nuevo año. De forma general, acostumbran a ser siempre los mismos: dejar de fumar, apuntarse al gimnasio, etc.

Seguramente hayas hecho más de una comida en familia y te hayas atiborrado a cantidades enormes de turrones y polvorones. Y no hablemos del número de copas por brindis. Calorías vacías, al fin y al cabo. Y también suelen ir acompañados de varios platos, normalmente ricos en grasas y proteínas. Vamos que apenas se asomaba una fruta u hortaliza (las verduras también se incluyen). Y quizás no hayáis realizado casi ejercicio, sobre todo si no lo tenéis planificado en vuestro día a día. Por todos estos motivos, es probable que hayáis  cogido unos cuantos kilos. Y es ahora en enero que se os ocurre perderlo y si puede ser de la forma más rápida posible. Pero ya os digo yo que no es tan fácil.

Primero, porque existe una gran tendencia a recurrir al uso de dietas milagro “prometedoras”, la mayoría basadas en la exclusión de alimentos. Y si, puede ser que ofrezcan beneficios cuanto a recuperar el peso prenavideño, aunque a corto plazo. Pero tu organismo puede resultar perjudicado debido a la falta de determinados nutrientes o el exceso de otros. Y segundo, que el peso se recupera al volver a antiguos hábitos en los que abundan los alimentos ricos en azúcares y grasas.

tentaciones

Y además, se comete el error de pensar que únicamente con la mal llamada dieta o ejercicio ya es suficiente. Pues va a ser que no. Es la suma de los 2 factores lo que cuenta, porque, por separado, los resultados son menores y te resultará más costoso llegar al objetivo que te has propuesto.

Cumple tu propósito y come sano

Así que la mejor opción, y que vamos a recomendarte todos los Dietistas y/o Nutricionistas es que mejores tus hábitos. Y con esto queremos decir que incluyas frutas y verduras en tu día a día, que consumas cereales integrales y que no abuses (o mejor, no tomes) alimentos ultraprocesados. Y que hagas ejercicio, como mínimo 3-4 días a la semana. Solo de esta manera alcanzarás tu meta y podrás mantenerla.

Y lo más importante que no te entren las prisas. Tómate tu tiempo para modificar tus malos hábitos porque los pequeños cambios diarios e incluso semanales te ayudarán a instaurarlos de por vida. Puedes empezar por no tomarte ese bollo a media tarde y sustituirlo por una fruta o beber agua en lugar de refrescos. Y así, de forma progresiva y ya verás que te resultará más fácil.

Y un último apunte: los frutos secos pueden formar parte de nuestra alimentación, aunque queramos perder peso. Es un mito, que ya comentaremos en otra ocasión.

 

También te puede interesar...

Artículos populares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *