adicción a los alimentos

¿Existe la adicción a alimentos?

 

 

La prevalencia de la obesidad ha aumentado considerablemente durante los últimos años. Las causas son multiples, entre las cuales destacan un incremento de la ingesta calórica, de la disponibilidad de alimentos y del tamaño de los productos y una disminución de la actividad física. También existe un factor determinante como la genética, aunque es modificable por un estilo de vida saludable.

Además, se ha planteado la posibilidad de que la ingesta de determinados alimentos posea la capacidad de generar adicción. Como consecuencia,  supondría  un aumento de peso y problemas de salud relacionados como la diabetes o enfermedad cardiovascular. Este planteamiento hizo que durante el año 2009, Gearhardt et al desarrollasen y validasen un cuestionario. Es la Escala de Adicción a la Comida de Yale. Sirve para establecer el diagnóstico de un comportamiento alimentario adictivo.

¿Existe la adicción a alimentos?

Y, ¿qué es lo que se conoce como adicción a alimentos? Es la manifestación de determinados síntomas como pérdida del control frente a un sobreconsumo, uso recurrente  e incapacidad para evitarlo tras el deseo de hacerlo. Se asocia a un aumento de la impulsividad y reacción emocional.

Diversos estudios demuestran que la ingesta de azúcar activa una región del cerebro relacionada con el abuso de drogas. Es conocida como sistema de recompensa. Sabemos que las sustancias adictivas son raras en su estado natural aunque pueden ser alteradas. De forma general, el azúcar y las grasas son los nutrientes más adictivos. Se pueden encontrar en grandes cantidades en los alimentos procesados.

Estudios animales

Existe poca evidencia en humanos sobre el efecto adictivo de estas sustancias pero hay una gran cantidad de estudios realizados en animales. Demuestran que los alimentos altamente procesados se asocian a hábitos alimentarios adictivos. Como ejemplo, las ratas con dieta rica en alimentos altamente procesados manifiestan una disminución en la segregación de dopamina. No sucede con el pienso normal, lo que es indicador que no todos los alimentos implican el desarrollo de una adicción alimentaria.

Se ha visto que la sustancia más implicada es el azúcar. Incrementa el número del receptor de opiodes pero no supone un aumento del peso corporal. En cambio, la grasa se asocia con aumento del peso. Aún así, no se manifiesta síndrome de abstinencia similar al de los opiáceos.

Estudios en humanos

En humanos, el efecto adictivo aumenta cuanto mayor procesamiento del alimento. Implica un aumento de la cantidad o la dosis de grasa y/o azúcar refinado. Una vez conocidas las sustancias, determinaron qué alimentos suponen un mayor riesgo de adicción. Por este motivo, en febrero de 2015 publicaron los resultados de un estudio para examinar los alimentos implicados en la adicción y sus características.

Top 10 alimentos adictivos

La primera parte incluyó 120 estudiantes de la Universidad de Michigan entre 18 y 23 años. El objetivo era identificar los alimentos implicados en la adicción alimentaria. Se comentó a los participantes que pensaran en alimentos ricos en grasas y azúcares refinados. Y además, seleccionaron 35 imágenes de alimentos, presentadas directamente a los participantes del estudio de 2 en 2. Tenían que señalar aquel con el que experimentaron más problemas. Los alimentos fueron elegidos sistemáticamente y en función de diversos grados de procesado. Los resultados del cuestionario se asocian con el IMC. Cuanto mayor fuese el IMC mayor riesgo de adicción alimentaria. Se vio que el nivel de procesamiento influenciaba en la aparición de comportamientos adictivos. El top 10 fue por orden descendente:

  • Chocolate
  • Helado
  • Patatas fritas (freidora)
  • Pizza
  • Galletas
  • Patatas fritas de bolsa
  • Pasteles
  • Palomitas de mantequilla
  • Hamburguesa con queso
  • Muffins

Diferencias adicción por sexo e IMC

Por otro lado, la segunda parte incluyó a 398 personas entre 18 y 64 años reclutados a través del M’Turk (mercado de trabajo de Amazon).

Los resultados indican que los hombres experimentaban más problemas con los alimentos no procesados que las mujeres y que el IMC se asociaba con un mayor problema mediante alimentos altamente procesados. Se valoró en base al nivel de procesado y el índice glicémico, que no es más que la cantidad de hidratos de carbono del alimento y el reflejo de la tasa de absorción en el sistema circulatorio. Estas características de los alimentos junto al contenido en grasa son determinantes en el desarrollo de la adicción.

El riesgo a manifestarla es mayor en personas con un IMC elevado o que manifiestan síntomas de adicción debido a un aumento en la predisposición por la ingesta de alimentos altamente procesados. Dado que los participantes son distintos al estudio 1, se pasó otro cuestionario con el que tenían que puntuar los alimentos según los problemas que les producían. El top 10 de alimentos que generaban problemas de adicción en los participantes fue por orden descendente el listado que se cita a continuación: pizza, chocolate, patatas fritas de bolsa, galletas, helado, patatas fritas (freidora), hamburguesa con queso, soda, pasteles y queso.

Cuanto a los alimentos considerados más adictivos, las diferencias entre los 2 estudios son mínimas ya que algunos alimentos coinciden pero se encuentran en diferente posición. Cabe destacar que mientras los participantes del primer estudio consideran las palomitas y los muffins como adictivos, los del estudio 2 incluyen el queso y la soda.

Conclusiones finales

Como limitaciones, la muestra del segundo estudio no es representativa y el listado de alimentos es limitado.

Como conclusión, los resultados del estudio sirven para demostrar que no todos los alimentos generan el mismo grado de adicción. Además, se considera que el índice glicémico tiene un mayor poder de predicción frente al azúcar. Conviene realizar más estudios para ampliar los resultados mediante la medición de las respuestas biológicas y el comportamiento alimentario asociado a alimentos altamente procesados para conocer los mecanismos implicados en la adicción.

 

También te puede interesar...

Artículos populares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *