obesidad relacionada con el sueño

Relación entre el sueño y la obesidad

niño durmiendo

Definiendo la obesidad

La obesidad es una patología crónica que se define como un exceso de grasa corporal. La prevalencia ha aumentado de forma considerable debido a un estilo de vida poco saludable basado en un abuso del consumo de alimentos procesados con altas cantidades de azúcar y grasas y la reducción en la práctica de ejercicio físico. La genética también ejerce un papel sobre el riesgo de obesidad pero puede modificarse con un estilo de vida saludable o como dice Juan Revenga en su libro “Adelgázame, Miénteme” los genes son quienes cargan el arma pero es el entorno el que la dispara.

Basándome en el libro “El cerebro obeso” escrito por Luís Jiménez, he decidido dedicar esta entrada a la relación que existe entre las horas que dormimos y la obesidad. ¿Dormir poco aumenta el riesgo de obesidad? ¿Sucede lo mismo en adultos que en niños? ¿Y en gemelos?

Estudios relacionados

En el año 2008 se publicó un metanálisis comparando los efectos de dormir pocas horas y la obesidad en niños y adultos. 7 estudios de los 11 analizados sobre población infantil indican que existe una asociación significativa inversa entre las horas de sueño y la aparición de obesidad, que son las mismas conclusiones que se observaron en adultos por lo que cuanto menor sea el tiempo dedicado a dormir, mayor será el percentil o el IMC en niños y adultos respectivamente.  Posteriormente, en el 2014, se publicó otro metanálisis sobre población adulta y se vieron los mismos resultados, con un mayor riesgo en la población americana y japonesa.

En el 2012, se publicó un estudio en una población de gemelos. Observaron que en los gemelos que dormían menos de 7 horas la genética influenciaba un 70% sobre el IMC mientras que el entorno solo un 4%. En cambio, en aquellos que dormían más de 9 horas, la genética suponía 32% mientras que el ambiente representaba el 51%. Por eso, cuantas más horas durmieran, menor riesgo de padecer obesidad.

En conclusión, una parte del riesgo de padecer obesidad se puede prevenir a través de dormir el tiempo adecuado siendo un mínimo de 10h en niños y 7h en adultos.

También te puede interesar...

Artículos populares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *